Expertos defienden los alimentos procesados

El Congreso Internacional de Nutrición se está haciendo por primera vez en Argentina. Más de 4.000 médicos e investigadores de todo el mundo están reunidos en Buenos Aires para discutir cómo comer mejor. Y ayer, en la primera jornada del encuentro, una de las charlas puso el foco en los alimentos procesados, con una conclusión que puede sonar polémica: contribuyen a una dieta que promueve la salud y no deben ser asociados a la obesidad.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) define a los “productos comestibles procesados” como aquellos que fueron alterados por la adición o introducción de sustancias (sal, azúcar, aceite, conservantes y/o aditivos) que cambian la naturaleza de los alimentos originales, con el fin de prolongar su duración, hacerlos más agradables o atractivos. También existen los productos comestibles altamente procesados (ultraprocesados), que son elaborados principalmente con ingredientes industriales, que normalmente contienen poco o ningún alimento entero.

 

La góndola de pastas de un supermercado ruso (Archivo/Bloomberg).
La góndola de pastas de un supermercado ruso (Archivo/Bloomberg).

 

“Una dieta basada en alimentos procesados puede proporcionar de manera práctica y económica la incorporación de todo tipo de nutrientes, que otras formas de alimentación también brindan –afirmó Julie Miller Jones, referente mundial en nutrición y tecnología de alimentos–. No es cuestión de prohibir o quitar de la dieta los alimentos procesados, sino de elegir bien cada menú y de hacer foco en la porción y balance”.

“Es erróneo creer que el desarrollo de la obesidad y las enfermedades crónicas tienen que ver con el nivel de procesamiento.” Julie Miller Jones

“La comida procesada ya es parte del sistema y está siendo juzgada o se la considera culpable o responsable de la obesidad, cosa que no es así. Por lo tanto, es nuestra responsabilidad bregar por la seguridad alimentaria porque el procesamiento es una necesidad en el mundo de hoy y la prioridad número 1” de esa industria debe ser hacerlos “seguros, nutritivos, accesibles y sustentables”, sostuvo Jones.

img-materia-3
Alfajores, un alimento procesado de consumo habitual (Archivo/Andrés DElia)

 

Por su parte, el presidente de Asociación Latinoamericana y del Caribe de Ciencia y Tecnología de Alimentos (Alaccta), el colombiano Jairo Romero, señaló que la región tiene “la responsabilidad” de trabajar “en conjunto garantizando la salud de la población y facilitando normas comunes que favorezcan el comercio internacional”. Romero afirmó que la región debe hacer “muy confiables” esos procesos.

“Hay una demonización injustificada de los alimentos procesados.” Susana Socolovsky

Luego, la presidente de la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios (AATA), Susana Socolovsky, sostuvo que “una fuerte tendencia a regular la ingesta de nutrientes a través del etiquetado frontal se está expandiendo” en la región.

 

Una mujer elige productos envasados en México (Archivo/Bloomberg)
Una mujer elige productos envasados en México (Archivo/Bloomberg)

 

“Las autoridades sanitarias de los países latinoamericanos están usando el controvertido sistema de clasificación de alimentos NOVA y el Modelo de Perfil de Nutrientes de la OPS para redactar sus reglamentos, que implica una demonización injustificada” de los procesados “y el papel crucial históricamente desempeñado por la ciencia y la tecnología” en la materia, aseveró.

El congreso fue organizado por la Sociedad Argentina de Nutrición y la Unión Internacional de Ciencias de la Nutrición y se extenderá hasta el 20 de octubre en el Hotel Sheraton de Retiro, bajo el lema “Desde la ciencia a la seguridad nutricional”.

Fonte: Clarín

 

 

 

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *